lunes, 11 de agosto de 2008

Lo mira comer asado en silencio.Asado y papas con piel a la crema y huevos revueltos. Se descompone. Cada tanto el dice cosas que apenas si ella escucha: mira como sus dientes se van llenando de carne y de sangre. Se siente mareada, lánguida, tiene náuseas.Se toma el agua de un trago.Está helada , le hace doler las encias, y deja de escuchar definitivamente a aquel hombre que huele mal, que se contradice, que se queja,que llora.
No es aquel que alguna vez le quitó los invisibles del cabello una madrugada de verano.
Lo ve alejarse,irse con la lluvia. Piensa en el granizo anunciado para la tarde, y en como una vez en Buenos Aires, granizó de tal manera que fueron muchos los heridos. Sonrie. Sacude la cabeza.

6 comentarios:

La otra parte de mí dijo...

volviste..y con qué fuerza!!me encantó el texto.besos.

Yahuan dijo...

je es curioso, sin duda.

.gpb dijo...

Que paso con el granizó al final?
Excelente post, muy real.
Saludos y pura vida

Mary dijo...

HERMOSO POST.
SALUDOS.

RAYITO DE TERNURA- CINE COMPARTIDO dijo...

NO ENTENDI PERO QUE GRANIZO GRANIZO Y COMO


BESOS HUMEDOS Y CARICIAS INTIMAS.

YERMAN

Anónimo dijo...

la palabra clave, sin duda es decepcion.

atu