viernes, 14 de marzo de 2008

Náufragos

Nunca había visto (así de cerca) los espasmos violentos de un pez al morir.Esta mañana el los limpio y los trajo a la cocina sin el hedor de la noche en que me tocó llevarlos en el balde improvisado de pescadores primitivos.Mientras escuchaba el rumor del oleaje , tiramos el medio mundo al mar.Me emocioné.
Cuando estuvieron cocidos y aderezados, los serví.El estaba bastante impresionado, debido a la tension en mi cuerpo. A mi mente llegaban las imagenes del pejerrey peleando por su vida, dando coletazos, abriendo la boca, moviendose frenéticamente en el medio mundo.Tardó varios minutos en morir.
Suavemente, les quité el limon y el perejil, los envolvi en una bolsita de coto,y se los dí al gato de al lado.

2 comentarios:

pecesmuertospecesvivos dijo...

ayyyyyyy
este blog es mucho mejor
me gusta más!!!
mucho más
es más más
pobrecitos los peces, a todo eso, tan terrible, te recomiendo este blog:www.pecesmuertospecesvivos...
jaaaa

ButterColegaQueTodaviaNotevió! dijo...

Qué gracioso.Esa mezcla de poesía con discurso apologístico de Greenpeace.No dejo de celebrar este espacio nuevo y fresco.(si seguimos sin carne, voy a terminar pidiéndole tu pejerrey al gato de tu vecino!)